Skip to content

Un cuento de pan y pimiento de brujas malas y otros esperpentos (I).

julio 1, 2015

Un cuento de pan y pimiento de brujas malas y otros esperpentos (I).

AKELARRE

Las casualidades pueden ser odiosos errores de la vida. Encontrar arpías y otras bestias mitológicas en lugar de seres humanos me hace una ilusión loca. Me ocurre con todos los “personajes”, traídos al la vida real: ricos o pobres, guapos o feos, inteligentes o memos, hombres o mujeres… En este caso, una mujer a la sombra de una Márgola y sus garras, bajo su protección. Una mujer que, a su vez, con la mano izquierda, mueve los hilos de una marioneta “comprada” a precio de saldo en el mercadillo del Río o la Carpa de una Playa. Y con la mano derecha, a un extraño muñeco de paja, un muñeco devastado por su propia tormenta interior. Es terrible tener vedado, o vedarse, la propia identidad sexual. Es horrible tener que ocultar,  sobre todo a tu familia, tu condición de gay. Así, entre resentimiento y dolor contenido, arrastraba su cruz y camuflaba su propio infierno con la banalidad absoluta y la jeremiada absoluta. Así lograba,  cómodamente,  conservar cierto hermetismo sobre lo que tenía prohibido y se prohibía  divulgar.

Ella, este ser, es su mejor sátira. En un somero bosquejo, reflejaría a una mujer obscena, una Mesalina sin rastro de dignidad alguna. Fea, para más INRI; ojos saltones y una boca aún más fea, tan fea como los peldaños de un patíbulo. Su cuerpo, un tanto andrógino, bien podría ser el de una cortesana grotesca y sin seso. De ahí el poquísimo éxito con los hombres.

El caleidoscopio, empuñado por su Márgola de cabecera, se ensañaba horriblemente con ella. Sus asimétricas proporciones no permitían crear una figura aceptable. Casi me daba lástima ver que ningún artificio creativo lograba mejorar lo inmejorable, lo feo adornado con lacitos y envuelto en plexiglás , doblemente feo, al contrario de lo que ella imaginaba con una vanidad rayana en el esperpento. Tal vez haya algo patológico en tanto selfie y tanto retoque desenfrenado. Sin duda, su organismo había sufrido tantas controvertidas metamorfosis, al lo largo de su pubertad y adolescencia, ridiculizadas por los otros, que, con gran pusilanimidad e incultura, esperaba que una imagen escindida en el tiempo,  fija y distorsionada pudiera reparar o cicatrizar esa infectada herida.

Sus máscaras remiten, sin suda, a una mente reducida y dañada. Su psique es tan simple de analizar que apena no encontrar matiz alguno que suponga un reto personal. Basta con extender la mano para alcanzar el plano elemento, un cerebro liso y sin circunvoluciones. Aburre. No hay necesidad de esfuerzo, no hay que esperar ninguna conjunción planetaria para adentrarse en la fealdad de ese Hades huero.

Es patético verla  engarzar los elementos más prosaicos de la vida, comer, beber, follar…con una especie de realidad, tragicómica, creada por sus propias y pueriles fantasías y sueños: Patito Feo se transforma en Cisne, Cenicienta es encontrada por el Príncipe siguiendo el rastro de su zapatito de cristal, Sailor Moon lleva el Soma al mundo de  My Little Pony…

Para su desgracia, los fetiches acumulados y conservados “tiernamente” son sus únicas realidades objetivas. El resto de la chatarra adquirida, en años,  sólo hace impracticable el orden relativo de una habitación, que expone la mayor parte de sus íntimos secretos, y que la define bastante mejor que una fotografía o autofografía con mango.

Eva Registered & Protected
© copyright 2015 – All Rights Reserved

Anuncios

From → Prosa

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: