Skip to content

La ética o falta de ética en la industria farmacéutica 

noviembre 11, 2013

La ética o falta de ética en la industria farmacéutica

Decía Adam Smith en su obra “La riqueza de las Naciones”:
“El consumo es el único fin y propósito de toda producción; y el interés del producto debe tenerse en cuenta sólo en la medida en que sea necesario para favorecer el del consumidor (…) Pero en el sistema mercantil el interés del consumidor se sacrifica de forma casi constante al interés del productor: y parece considerarse la producción y no el consumo el fin último y el objeto de toda la industria y el comercio”

— Pero ¿qué es la ética?

La ética es una disciplina filosófica que tiene como objeto los actos que el ser humano realiza de modo consciente y libre ; es decir, aquellos actos sobre los que ejerce de algún modo un control racional y volitivo ( voluntad) . Pero no es una disciplina pasiva que se limite a generar doctrina y teoría o a observar y exponer cómo se realizan esos actos; sino que, además, busca emitir un juicio sobre estos, que permite determinar si un acto ha sido éticamente bueno o éticamente malo. Trata, pues, del estudio de la moral humana y de las acciones humanas y promueve comportamientos deseables.
Un axioma o sentencia ética supone la elaboración de un “juicio moral” y una “norma” que señala cómo deberían actuar los individuos y la sociedad.
La ética profesional pretende regular las actividades que se realizan en el marco de una profesión. En este sentido, se trata de una disciplina que está incluida dentro de la “ética aplicada” ya que hace referencia a una parte específica de la realidad.
Por otra parte la ética económica (nosotros nos centraremos en la farma-industria) se ocupa de las relaciones éticas que deberían guiar las relaciones económicas entre los seres humanos y el efecto que tales normas tendrían sobre la economía de nuestras sociedades.
Por profesión (nosotros nos centraremos en profesión médica y farmacéutica) se entiende una ocupación que se desarrolla con el fin de colaborar con el bienestar de una sociedad. Para realizar dicha labor es necesario que el profesional (persona que ejerce la misma) actúe con responsabilidad, siguiendo los requisitos que la ley vigente plantee para el desarrollo de esa actividad.

Cabe destacar que la ética, a nivel general, no es coactiva (no impone sanciones legales ni tiene carácter legislativo, judicial o ejecutivo); sin embargo, la ética profesional está obligada por los llamados códigos deontológicos que regulan una “actividad profesional”.
La deontología forma parte de lo que se conoce como ética normativa y presenta una serie de principios y reglas de cumplimiento obligatorio . La deontología médica y farmacéutica son esenciales para nuestras sociedad; sin esa confianza a priori que un individuo deposita en los profesionales que se ocupan de su salud la deontología no significaría nada, estaría vacía de contenido y las sociedades entrarían en una dinámica de sospechas mutuas que harían degenerar el principio del bien común y a la larga pondría en jaque la paz social.

—Algo que hay que tener muy en cuenta es que un DILEMA ÉTICO no implica tener que hacer una elección entre LO CORRECTO Y LO INCORRECTO, sino TENER QUE ELEGIR ENTRE DOS COSAS CORRECTAS.

Buscando información sobre los efectos perversos e incluso mortales de conocidísimas algunos fármacos , retirados unos y otros no, y las empresas farmacéuticas que los produjeron y/o producen nos encontramos con datos escalofriantes contrastados por parte de la comunidad científica. si bien es cierto que algunos fármacos perjuciciales en sí mismos pueden tener una prescripción limitadísima para algunas patologías severas, nos dimos cuenta que en la gran mayoría de los casos lo que subyacía era el puro interés economicista. Así encontramos algunos ejemplos representativos:
Pfizer con su Celebrex ; Merck con su Vioxx; Glaxosmithkline con su Boostrix; Activadone 200 mg fabricado por Thea; Daflon 150 mg de Servier; Difrarel de Sigma Tau España; Diosminil 300 mg Teofarma Iberica; Doxium 250 mg del Dr. Esteve; Fepalitan 20 mg de Madaus; Insuven 300 mg de Almirall-Prodesfarma; Intercyton 100 mg de Sanofi-Synthelabo S.A; Largitor 80 mg de Italfarmaco S.A; Metorene 5 mg de Sanofi-Synthelabo S.A.; Rutice Fuerte de Teofarma Iberica; Veinobiase de Quimifar; Venoruton 300 mg de Novartis Consumer Health, y Venosan 4 de Binesa-Pfizer; Lipobay de Bayer; Liposterol de Vita; Vaslip de Ferrer Internacional, y Zenas Micro de Fournier S.A; Leflunomida, marca Arava, fabricado por el laboratorio Aventis Pharma Deutchsland; Enbrel, del laboratorio Wyeth Lederle Ltd; infliximab, marca Remicade, cuyo laboratorio titular es Centocor y lo comercializa Schering Plough S.A; Zerit y Videx, de la empresa Bristol-Myers Squibb; Vaxar de Glaxo Wellcome; Grepax de Otsuka Pharmaceutical; Trovafloxacino/Alatrofloxacino contenido por los productos Trovan de la farmacéutica Pfizer y Turvel de Almirall Prodesfarma; Arcasin del laboratorio Esteve; Cisaprida Merck de Merck Farma Química; Fisogastrol de Salvat; Kelosal de Ipsen Pharma; Kinet de Solvay Pharma; Prepulsid de Janssen-Cilag; y Trautil de Cepa Schwarz Pharma; Hismanal de Janssen; Delgamer del laboratorio Marion Merrel; Antiobes Retard de Novartis; Finedal de la empresa Llorente; Tegisec de Roussel Ibérica; Lamisil y Sporanox, de Novartis y Jannsen Pharmaceutical respectivamente; Zyntabac de Glaxo Wellcome S.A; Sabrilex de Marion Merrell Dow; Levothroid de Rhône Poulenc Rorer; Ziagen – abacavir- de Glaxo Wellcome. etc, etc. Hay que tener muy en cuenta medicamentos de uso estacional y muy extendidos que contienen ) medicamentos fenilpropanolamina causa de muerte súbita y/o hemorragia cerebral en muchos países de la CE y que se siguen comercializando sin receta como : Vincigrip de Salvat, como Aspirina Complex de Bayer, Comtrex Congespirin de Upsa Médica, Coricidin Fuerte de Schering Plough, Day Nurse Durasina de Smith Kline Beecham, Farmagripine de Cinfa, Frenaseltz de Abello Farmacia, Irritos de Faes, Novag Grip de Novag, Rinoretard de Pfizer Consumer Health Care, Triominic de Novartis Pharma, Senioral de Belmac, y Ornade de Kern, etc. etc…

—Aademás de sorprendernos e indignarnos al recopilar estos datos, llegamos a ver como profesionales médicos, muy reputados, e implicados en este tema, la ética les impulsaba a trasladar, con suma claridad y honestidad, a la sociedad y a los organismos mundialmente competentes el problema, para que se modifiquen tanto las conciencias individuales (forma más racional y ética de usar los fármacos) como las legislaciones nacionales e internacionales.
Lo que nos hizo pensar que nosotros, en la flaca medida de nuestras posibilidades, como individuos o pequeños grupos concienciados podemos y debemos influir en nuestro entorno más directo ( profesores,compañeros de clase, familia, conocidos, etc y hacer nuestra esta justa causa)

—Entre estos profesionales nos encontramos con:

El Premio Nobel Thomas Steitz, el Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts, El doctor Peter Gøtzsche , David Rothman, etc.

El doctor Peter Gøtzsche es especialista en medicina interna y firme defensor de la transparencia de los ensayos clínicos; sostiene que la industria farmacéutica ha corrompido sistemáticamente la ciencia para obtener enormes beneficios y minimizar los daños de sus medicamentos, al menos de cara a la opinión pública (lo que no se sabe no se puede juzgar). Desglosa el entramado de este gran Lobby y documenta, valientemente, los sobornos de la industria farmacéutica en su obra “Medicamentos mortales y Crimen Organizado”. Desde la compra de científicos, médicos y académicos, a organizaciones profesionales y de pacientes, periodistas, legisladores y políticos

—*Lobby :es un colectivo con intereses comunes que realiza acciones dirigidas a influir ante la Administración Pública ( políticos, jueces, etc ) para promover decisiones favorables a los intereses de ese sector concreto de la sociedad.
Existen científicos que comen de la mano de los sectores económicos más sucios y antisociales. Forman grupos de presión a favor de las compañías que les financian. Este grupo de científicos forma parte de un gran lobby , formado , entre otros, por grandes farmacéuticas y la corrupción infiltrada en instituciones (como la OMS, Organización Mundial de la Salud), políticos, periodistas, editores y revistas de divulgación científica, organismos de valoración de los medicamentos como FDA (Food and Drug Administration o Agencia de Alimentos y Medicamentos o Agencia de Drogas y Alimentos) CDER (Centro de Investigación y Evaluación de Medicamentos) EMEA (Agencia Europea de Medicamentos) AEMPS (La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios). etc, etc.

—*OMS : es el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial. Inicialmente fue organizada por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

Una de la forma de actuar de estos grandes lobbys , además del soborno económico, es atacar públicamente a personas y colectivos que apuesten por la claridad, la información, la imparcialidad en temas de farmaindustria y que no sigan los mandatos del entramado tecno-científico actual. Así usan a muchos científicos, periodistas, instituciones, políticos, etc que se vuelven la voz de su amo y menoscaban su propio “prestigio” para salvar la cara de estas industrias que se están lucrando con la pérdida de salud de las personas y que dañan nuestro medio ambiente. Le hacen la labor sucia unos defendiendo la inocuidad de determinado fármaco, a sabiendas de que es letal o perjudicial, otros legislan a su favor, otros cierran los ojos y miran a otro lado, y el final de la cadena es seguir ganando dinero y evitar las sanciones y resoluciones judiciales favorables, que supondría costes multimillonarios, si se logra esclarecer causa-efecto, ante las denuncias de ciudadanos o asociaciones perjudicadas por un medicamento/s.

—Una pregunta que al reflexionar sobre el tema no nos podemos dejar de hacer es:
¿Hasta qué punto es válido y ético que la industria de la salud se rija por los mismos valores y principios que el mercado capitalista?

Y nuestra respuesta es simple : NO . La investigación en la salud humana no puede depender tan sólo de su rentabilidad económica. Lo que es bueno y rentable para la farma-industria no siempre es bueno para las personas. La industria farmacéutica no puede servir a los mercados de capital. La farma-industria o industria de la salud no es cualquier otra industria; estamos hablando de nuestra salud y nuestras vidas y las de nuestros hijos y millones de seres humanos. Si sólo piensas en los beneficios, dejas de preocuparte por servir a los seres humanos.

Hay casos en que los científicos- investigadores dependientes, exclusivamente, de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad. Pero no le interesaba a esos que financiaban esos estudios ( lobbys farmacéuticos). Las farmacéuticas están menos interesadas curar de forma definitiva que en seguir obteniendo beneficios indefinidamente. Así pues, esa investigación exitosa, de repente, es desviada hacia otro lado, por ejemplo hacia el descubrimiento y salida al mercado de medicinas que no curan del todo, sino que hacen crónica la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.

— ¿ Esto qué quiere decir? ¿Dónde queda la ética y la moralidad? ¿ Dónde la deontología? ¿ Dónde el pacto de confianza de la sociedad en sus profesionales?

Que un enfermo crónico es rentable, que una persona que padezca una enfermedad curable no es rentable a corto-medio-largo plazo. Las farmacéuticas están más interesadas en líneas de investigación no destinadas a curar sino sólo para convertir en crónicas las dolencias con medicamentos cronificadores, mucho más rentables que los que curan del todo y de una vez para siempre. Por ejemplo se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que parecía erradicada por completo está resurgiendo y ha matado ya a millones de personas; Si analizamos estos datos y vamos un paso más allá somos capaces de intuir el peligro potencial de esas cepas “guardadas” de viejas enfermedades, erradicadas en su momento, por el posible uso o abuso que se pudieran hacer de ellas cuando interesaran económicamente a esos lobby’s.

Por otra parte se genera en la población mundial miedos a posibles pandemias inexistentes como tales ( Gripe Aviar) que generó miles de millones de dólares en vacunas y reservas de fármacos. El negocio gestado desde los grandes laboratorios del miedo y el aparato de publicidad alrededor del mensaje parecen haber generado excelentes resultados económicos.

También se sabe que muchos de los llamados medicamentos genéricos no son eficaces y sin embargo se siguen prescribiendo en aras a la sostenibilidad del sistema público de salud. ¿ Por qué llegamos a esto? Porque los fármacos son caros inflados artificialmente para producir grandes beneficios a las farmacéuticas. Muchos fármacos se pueden clonar (copiar) con éxito y a bajísimo coste, pero otros no. La industria farmacéutica ya que se ha visto obligada en determinadas partes del mundo a clonar medicamentos no está dispuesta a facilitar explicaciones y argumentos en pro de un sistema de capital mixto ( público-privado) de investigación. Tampoco hay claridad a la hora de exponer este problema al ciudadano acostumbrado a un modelo de sanidad público y que cree, casi ciegamente, en sus profesionales sanitarios. Los políticos se quedan al margen en todo caso, en nuestro sistema político, los políticos son simples empleados del capital, que invierten lo necesario para que salgan elegidos los que les sean más favorables ( los que hagan más favorable la legislación a la hora de plazos de seguridad más cortos, de controles más débiles, menos claros con los ciudadanos, más pro investigación privada y sistemas sanitarios privados, etc).

Otra cosa que puso de manifiesto la poca ética de la industria farmacéutica surgió cuando Argentina y Brasil fabricaron antirretrovirales para el VIH a un costo casi simbólico ( de 2 a 4 Euros) cuando el valor de base que ellos le asignaban eran hasta de 400 % más, lo que hacía imposible llevarlos al tercer mundo donde el VIH es casi una pandemia.

—Conclusiones simplificadas:

*Primer Mundo: la medicina que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella.

*Tercer Mundo: apenas se investigan las enfermedades de esos lugares porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables.

*Al capital, incluido el generado por el lobby de la farmaindustria, sólo le interesa multiplicarse y el fin justifica los medios

* Las prácticas no éticas en la relación entre la industria farmacéutica y los profesionales de la política (El mundo de la política está infectado, pues se han hecho dependientes de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas)

* Las prácticas no éticas en la relación entre la industria farmacéutica y los profesionales de la salud (Compran sus preferencias a la hora de elegir fármacos para las distintas patologías ya sea con regalos, viajes, congresos y seminarios nacionales e internacionales.

*Los grandes lobby’ss de la farmaindustria impiden la competencia en el sector ( ejemplo caso Argentina, Brasil, etc).

* La OMS no garantiza un verdadero consejo autónomo y un verdadero código autorregulatorio, ni un verdadero compromiso de transparencia en la relación farmaindustria-Salud humana.

* La farmaindustria destina casi una cantidad importante a la “publicidad imprecisa, confusa o engañosa” en revistas científicas o especializadas.

* No hay un verdadero Consejo de Ética y Transparencia de la Industria Farmacéutica y Código de Buenas Prácticas de Promoción de la Industria Farmacéutica exigido por la OMS a cada país o agrupación de países.

* Como toda actividad humana, la actitud del sector de la farmaindustria y la salud se encuentran sometidas a una serie de tensiones que generan dilemas éticos.

*Se debe generar tendencia que busque evitar las intromisiones de la farmaindustria y los conflictos de interés entre investigadores y patrocinadores.

—Como preguntas finales o reflexiones finales, para la que no hay respuesta adecuada y factible a corto-medio plazo, casi, como para las grandes dudas existenciales del hombre, están las siguientes:

¿En manos de quién está nuestra salud individual y la salud de la sociedad en general? ¿Cuáles son los VERDADEROS mecanismos de contención para conductas perversas o anti-éticas del sector? ¿Qué códigos, tácitos y explícitos, rigen en la farmaindustria?

—Nuestras frases célebres para apelar a la conciencia individual y colectiva:

“SAPERE AUDE” «atrévete a saber» Puesta en valor por Kant.-

“El hombre nació en la barbarie, cuando matar a su semejante era una condición normal de la existencia. Se le otorgo una conciencia. Y ahora ha llegado el día en que la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro” M.L. King.-

“Si existe algún conflicto entre el mundo natural y el moral, entre la realidad y la conciencia, la conciencia es la que debe llevar la razón” Henry F. Amiel.-

“¿ Es la ética no es un lujo para tiempos mejores, periodos más civilizados? Bruno Bettelheim.-

Eva Registered & Protected
© copyright 2013-11- 11 18:02:25 – All Rights Reserved

Portada del trabajo

Tema : La ética o falta de ética en la industria farmacéutica o farmaindustria.

Desglose de la introducción:

1/ Breve introducción .- ¿Qué es la ética?
2/ Listado de fármacos de efectos perjudiciales o letales a modo de referencia o punto de partida

3/ Pensamiento espontáneo y corto que nos viene al ver la enorme lista de fármacos

4/ Ejemplo y ejemplaridad de científicos que se han posicionado al respecto (ética de la farmaindustria)

Nucleo central Expositivo y Reflexivo:

a/ Núcleo del tema con notas sobre conceptos como Lobby y definición OMS
b/ Conclusiones .- Preguntas sin respuesta ( a modo de dudas existenciales)
c/ Frases célebres que ahondan en el tema expuesto


Anuncios

From → Trabajos IES

3 comentarios
  1. Sólo por razonar iré por otra línea de pensamiento.

    Se suele desglosar un problema para hacer simple su explicación. Es algo muy común, dado que la cantidad de variables que intervienen en un hecho real suele ser ingente y por tanto, de un grado de dificultad extremadamente alto. Esto hace que los axiomas de dichas teorías sean aproximados, pero no exactos. Y que, en consecuencia, las conclusiones resultantes, serán, de igual manera, aproximados.

    Se puede aplicar esa tesis para ahondar en el debate.

    Si bien querer separar la industria farmacéutica para la explicación y argumentación de la misma parece ser una buena idea, puedo que esto te quite la perspectiva y te lleve a conclusiones erróneas.

    Empezando, por ejemplo, por el debate de diferenciar unas industrias sobre otras, y exigir a unas lo que a otras no, por el trasfondo ideológico del que que quiere diferenciarlas. Ciertamente, cuando se busquen argumentos para diferenciarlos se encontrarán las suficientes y más. En ciertos países se consideran las industriar energéticas como prioritarias y se las maneja desde el gobierno central. Y son empresas enormes. Aunque, claro, también tienen los mismos problemas de los gobiernos, como la corrupción. Y hay cantidades ingentes de dinero que se pierden bajo esa causa.

    Y las farmacéuticas no están exentas de debate. Aunque, claro, hay también, a la hora de analizarlas, una doble moral del individuo. El mismo individuo que cuando va a un mercado vela por la mejor manera de administrar su dinero (en general prefiere, a igualdad de las demás condiciones, el producto más barato), pretende que una organización más grande en forma de empresa administre su dinero en la conveniencia de un tercero. Y también se presupone que hay una organización mejor, aunque sin saber cuál es exactamente. Se olvida que cualquier organización está compuesta por personas (que por lo general busca su propio beneficio). Por ello cuando hay empresa, dichas personas juntan un objetivo común, el beneficio personal. Y cuando trabajan para alguna otra entidad cuyo objetivo no concuerda con su objetivo personal, el interés y esfuerzo dejado en él suele ser menor (Ejem, funcionarios del estado).

    Hay tres maneras de mejorar esta situación. La primera es mediante el aumento de regulaciones a las farmacéuticas. Y, claro, esto quizás también haga que dicho negocio sea poco rentable y al ocurrir esto, pueden pasar dos cosas, o bien la empresa cierra o bien se ajustan los precios de producto al alza. En ambos casos, el consumidor final es perjudicado. Aunque, quizás, menos probablemente, no suceda nada y la empresa se adapte sin variar los precios. La segunda es dejando el manejo de esta empresa al sector estatal, cuya prioridad no es el beneficio, si no el bienestar de las sociedad al que está supeditada. En este caso, sufrirá de los mismos problemas que cualquier otra empresa estatal como puede ser la corrupción, la baja productividad de su personal, las asociaciones de defensa de los trabajadores (que no tiene relación directamente proporcional con la calidad del producto que ofrezca la empresa), el control estatal que prioriza según interés político. Y nos encontraremos conque, si bien puede haber mayor control sobre lo que hace la empresa y priorizar males con amplio impacto sobre la sociedad y concentrarse en descubrir la mejor medicina posible, éstos estarán a merced de un interés político (aunque, quizás, en lugares particulares sí cumpla con su objetivo principal: encontrar la cura). La tercera opción es educar al consumidor. Y más que educar, que el consumidor se preocupe por educarse a sí mismo. Y en mi opinión, aquí es donde se encuentra la solución.

    Esto es, mientras que traspasar la responsabilidad de las personas a organizaciones más complejas y fuertes hace que ese poder esté a merced del quienes dirijan dicha organización (sean empresas, estado u ONGs), la responsabilidad individual sobre lo que uno elije consumir hará que dicha situación mejore.

    Por ejemplo, cosas como lo ocurrido en situaciones como la gripe aviar no ocurrirían si el consumidor final no entrase en estado de pánico. Somos las personas comunes que, mediante nuestra audiencia, ponemos el tema en los titulares del mundo y hacemos correr la alarma como la pólvora. Si éstos temas tuvieran la atención que tubo el último campeonato de ajedrez, por ejemplo, seguramente poco sucedería. Aquí agregaría el comentario de un empresario bastante conocido, Steve Jobs, que alguna ves dijo algo así: Yo pensaba que había un complot entre el gobierno y las empresas de medios para idiotizar a la gente transmitiendo programas basura hasta que trabajé en la industria y me di cuenta que esto no es así, que las empresas de medios sólo le dan a la gente lo que quiere.

    Aquí habría un argumento en mi contra. Que las enfermedades no las elije el consumidor y tampoco su método de cura. Aunque, claro, el investigador del método de cura es también un consumidor y también el que maneja el capital. Así que quizás sea muy aventurado decir que el interés está en la creación de remedios crónicos. Quizás el problema está en que no existe suficiente capacidad científica. Recordemos que las farmacéuticas no son las únicas en investigar. También están las universidades. Y también está la competencia dentro de la industria farmacéutica. Ofrecer una cura cuando los demás no lo hacen puede ponerte a la cabeza de la industria y, luego, sin competencia, puedes poner los precios que desees y los beneficios a largo plazo serán mejores. Y en un mercado abierto, siempre habrá alguien nuevo que quiera ganar. Como ejemplo pondría al petroleo que era usado, en los inicios, básicamente para la iluminación mediante combustión, pero que luego fue reemplazado por la electricidad. Y el petroleo sobrevivió porque se extendieron sus aplicaciones y usos (entre ellos, producir electricidad).

    Creo que se podría aplicar un dicho: la edad de piedra no se acabó porque se acabasen las piedras, ni tampoco el feudalismo se acabó porque se acabaron las plantas y las tierras. Ambos sistemas cayeron porque algo nuevo y mejor surgió. Y ninguno de los casos, la confabulación para ejercer control sobre la realidad dio ningún resultado. Algo que es mejor se impone por su propio peso. Los títulos feudales se mantiene aún hoy en distintos países, aunque han perdido la representatividad de los tiempos en que era el fin máximo. Así que si, como opinas, las farmacéuticas no tienen el suficiente interés por cumplir con su objetivo, alguien más lo hará. Puede que sea un arquerosamente rico multimillonario abocado a acabar con una enfermedad (como Bill Gates) o un prodigioso científico motivado por el afán de posteridad, la muerte de algún ser querido afectado con el mal que éste quiere erradicar, etc.

    También mencionas el caso de medicamentos hechos en Argentina y Brazil. No estoy muy enterado del tema, pero me aventuraría a decir que éstos no investigaron sobre el tema, si no más bien copiaron un método y lo replicaron. Que no es lo mismo que desarrollar algo desde cero. Y debido a ello, las farmacéuticas, propietarias de los patentes, limitaron su uso y comercio.

    Aquí se puede extender un largo debate moral sobre el objetivo final de la industria. Pero yo iría por un objetivo secundario, que es la supervivencia de la misma. Si bien es cierto que replicar un medicamento luego de desarrollado es barato, no lo es el desarrollo. Y, por otro lado, más dinero significa también más dinero para investigación. Y si un gobierno, persona y organización sólo se limita a copiar, hará que la industria en sí misma no sea sostenible. Escuché en una ocasión: sí, es cierto, producir una pastilla actualmente resulta baratisimo, pero producir la primera pastilla costó seiscientos millones y 15 años de investigación.

    También hablas de la extensión del VIH en países tercermundistas y usaré un argumento que quizás no hayas investigado: los medicamentos para el VIH requieren de una diciplina médica extrema: deben ser consumidos a determinadas horas, en determinados días y en determinados lapsos, de lo contrario, carecen de efectividad. Y el problema de países como los del continente africano ya ni siquiera es que no hayan pastillas, es que se carece de cosas tan primordiales como un reloj, un calendario y las instalaciones para almacenar los medicamentos. Y, peor aún, que los gobiernos en dichos lugares, ejercen de mercenarios que controlan el flujo de medicamentos como si de drogas recreativas se tratasen. Y problemas como las creencias autóctonas. Y no digo ni insinúo que no se deba hacer nada para contrarrestarlo. Afirmo que aislar el problema no es efectivo en los más mínimo porque el problema es sistemático. Y la solución está en mejorar en todos los aspectos por junto sin dejar nada de lado.

    Luego de esta larga respuesta sólo me queda por decir que la crítica es siempre buena, pero que las mejores respuestas están en cada uno. En nuestra elección. Quizás tu buen hacer de vida no pueda evitar que te contagies y sufras alguna dolencia; pero reducirá drásticamente tus posibilidades a depender de algún medicamento. Cosas tan simples como comer bien, a la hora adecuada, las cosas adecuadas y hacer ejercicio físico ayudarán a evitar la gran mayoría de enfermedades y dolencias. Para el resto, sólo me quedaría desear que quien quiera que tenga suficientes motivos para investigar o financiar el desarrollo de algún medicamento, lo haga sin miedo (y si éstos obtienen beneficios por este trabajo, yo, particularmente, no me ofendería).

    Diré algo más. Ninguna actividad humana está exenta de afectar en mayor o menor grado a otra persona dentro de la sociedad. Si nos extendemos en la moralidad de todo, encontraremos que casi el completo del hacer humano cuyo fin es obtener algún tipo de beneficio, es moralmente reprochable. Actividades tan simples como ser maestro y cobrar tu sueldo y luego ahorrar para pagar un departamento en el que vivir independientemente estarían mal, debido a que enseñas en una institución a la que no todos pueden acceder y el sueldo que ganas puede que sea demasiado y que podrías vivir con menos y que quizás un departamento para ti solo sea mucho porque podrías compartirlo con alguien sin techo. Y los mismo con las empresas. El constructor, si obtiene muchos beneficios, deja a personas sin techo. El hospital que no atiende a quien no tenga un seguro o que no tenga cómo pagar. El banco que a embarga propiedades por impagos deja sin techo a alguien. El productor y comercializador de alimentos que prefieren los beneficios que alimentar a personas en el tercer mundo.

    • Mi querido amigo Gian, no soy amiga de generalizaciones o maniqueísmos, pero hay ocasiones “singulares” , o singularidades sobrevenidas, que no implican un juicio de valor basado en prejuicios al uso. Te explico la razón de meter a todas las farmacéuticas en el lote y poner énfasis en Naciones-Estados vinculados a algunas farmacéuticas para bien ( ojalá sea por mucho tiempo).
      Como bien sabrás el lobby de la farmaindustria es el cuarto a nivel de poder en el mundo globalizado ( si bien encuentra el máximo apoyo legal, judicial y fiscal desde EEUU y los Tratados de Libre Comercio impulsados desde ahí, aunque con la aquiescencia del mundo desarrollado y, ahora, el soborno/ chantaje al mundo emergente).
      Te pondré varios casos para que me entiendas:
      1/ Por una parte nos encontramos casos como el de Argentina que fue penalizada y aceptó la llamada al orden de EEUU ( sus lobbys actuaron raudos) cuando comenzó a fabricar genéricos anti VIH para el tercer mundo en particular. Todo el peso del aparato legal internacional logró que Argentina optara por lo menos malo para ella como país ( Argentina producía antirretrovirales VIH un 400% más barato que los laboratorios farmacéuticos abrigados bajo el concepto patente, se dice pronto, y ojo si la petición no hubiera partido de EEUU, otro gallo hubiese cantado).
      2/ Por otro lado está el caso de desobediencia a todos los TLC por parte de Sudáfrica impulsados por Nelson Mandela ( su país se moría de VIH y en especial los negros y por ende pobres (que el apartheid fuese derrocado físicamente no implica su derogación psicológica y económica). Nelson Mandela le echo valor y web a un bloque de 42 farmacéuticas, se dice pronto, que se personaron en un proceso legal contra la ley sudafricana que según ellos violaba el TLC y sus derechos de PATENTE (ojo al conceptito de marras). Tras la dura pugna y la vergüenza y escarnio que presuponía que el mundo desarrollado, la población obviamente, no el poder, o estados-nación que ya están “comprados o corruptos” por la economía de mercado, viese la moral y ética con que tratan al ser humano y por ende abrir los ojos a lo que significan su concepto ético de salud, fármaco, derechos humanos, etc, dejaron en ko técnico el combate con Sudáfrica. Tampoco le interesaba que nos percatáramos de los que significan términos como fármacos cronificadores u otros fármacos de uso estacional (comprando a la comunidad médica pueden bajar los índices de normalidad para ciertas enfermedades generalizables y muy rentables y hacernos diabéticos, hipertensos, tener colesterol, etc y cargándose el sistema de salud pública pueden hacer subir de precio cualquier fármaco; de hecho un simple paracetamol o cualquier antigripal ya han subido de precio ( si vas a una farmacia española lo comprobarás rápidamente, simplemente pide un simple fluidificador de mucus, que ya no pasa la SS porque aducían, para sacarlos de la protección del estado, que ya eran super baratos)han subido casi un 20% desde que salieron de la red pública de sanidad).
      3/ Nos vamos ahora a los países que producen genéricos para enfermedades como el VIH: tras quitarse de en medio a Argentina quedaban Egipto, Brasil, Tailandia e India como principales productores y exportadores de genéricos muy baratos a todo el mundo y especialmente a aquellos que tuviesen los web de saltarse los TLC, las patentes, o tuviesen sistemas de salud públicos que necesariamente para que sus sistema de salud no quiebren tienen que tirar de genéricos (los precios irían exponencialmente al alza si los genéricos no existiesen); en este caso tenemos a España que aguanta la presión de Inglaterra , Alemania , etc que pagan los fármacos a precio de mercado mientras nuestra red de salud, aún pública, compra genéricos. ¿Qué deducimos de esto? que los poderes económicos están presionando al gobierno para que reconvierta el sistema de salud publico en concertado, primer paso para que quiebre, es muy fácil subir la demanda de servicios y hacerlo quebrar para después transformarlo en privado netamente.
      4/ Pequeñas farmacéuticas del primer mundo cotizadas ( en bolsa) cuyo esfuerzo investigador y económico hacen descubrir un fármaco potencialmente eficaz y que los lobbys farmacéuticos frenan en las últimas etapas de ensayos clínicos , bien con la simple rumoprología llegada del otro lado del Atlántico ( agencias calificadoras, etc), por OPA hostil o por trabas burocráticas de organismos reguladores como el EMEA ( no hace falta que insista quien es la mano que controla el EMEA en la sombra) , como ejemplo de este caso volvemos a España y PharmaMar , una filial de Zeltia, con varios anticancerígenos potencialmente eficaces y así lo apostillaba la comunidad científica .
      5/ Países como Brasil a los que la farmaindustria compra generando un nuevo modelo de participación en sus patentes; tenemos que explicar antes que las patentes tienen un plazo de caducidad tras el que pasan a ser de dominio público, pues bien la farmaindustria se ha encargado de que la patente se renueve sistemáticamente antes del decimo año, antes de su caducidad, diciendo que han descubierto una nueva línea de investigación con esos estudios y que van a producir un fármaco diferente al uso original ( esto le otorgaba otros diez años de explotación a precio de mercado del mismo fármaco, una especie de exclusiva de comercialización , pues la nueva línea de investigación casi siempre era un fallido, una farsa en definitiva). ¿Qué pergeña la farmaindustria para seguir ordeñando la vaca y quitarse de en medio a países productores de genéricos baratos y equipos de investigación competentes que pueden, y le hacen sombra a su industria, pues un modelo “participativo” ( transferencia de tecnología y estudios realizados, de participativo tiene poco, es más de lo mismo, sometimiento…) que consiste en que ese país no produce genéricos y al vencimiento de patente de un medicamento ( cada farmacéutica suele tener muchos fármacos) le pasan toda la investigación y ellos pueden ponerse a producir fármacos, amén de las “convenios/conciertos de comercio ” etc que el país matriz (EEUU) va a otorgarle por su colaboración.
      6/ Países como Egipto en conflicto o fácilmente desestabilizables. Egipto era un buen productor de genéricos para el tercer mundo y para sí mismos, curiosamente uno de los países más estables de la zona entra en conflicto y se tiene que ocupar de otras prioridades (a EEUU los conflictos en las zonas ricas en materias primas o geo-estratéticos siempre les interesa, siempre, y desestabilizarlos es tan fácil como sembrar un rumor en bolsa desde las agencias de calificación…tan fácil como tirar de la religión, de las castas, del terrorismo, de las pugnas tribales, de vecinos antagónicos ,etc…
      7/ ¿Quién queda produciendo e investigando en el sector de la farmaindustria: Tailandia e India. Tailandia tiene ya, con ensayos clínicos en humanos, una vacuna anti VIH que está al caer y además produce genéricos para ella y para exportar. India también produce e investiga de forma eficiente y barata, ojalá no encuentren el medio ( EEUU y su lobby farmacéutico) de cargarse el invento.

      Bueno podría extenderme más pero prefiero que la gente abra los ojos a estas realidades con un poco de información , como la mia, y después haga su propia búsqueda para encontrar apoyo en otras fuentes y formar su criterios personal.

      conclusión:

      En teoría la salud es un derecho humano universal recogido en “la Declaración Universal de Derechos Humanos” 1948 y que promulga el derecho a una vida digna por el simple hecho de su condición humana. En consecuencia, el acceso a las medicinas ( salud) sería uno de los derechos humanos básicos del que carece un tercio de la población del planeta, lo que equivale a hablar de 2.000 millones de personas. Hay enfermedades en África para las que se conoce un tratamiento que ya no se fabrica; enfermedades en el Tercer Mundo para las que se disponen de tratamientos anticuados que no se han seguido investigando; aparecen medicamentos de calidad deficiente o falsificaciones y, sobre todo, existen medicinas a precios prohibitivos para estos países.
      Nos damos cuenta que realmente en los países considerados pobres los derechos humanos son pura teoría, ya que la pobreza en sí misma es un impedimento, insalvable hasta la fecha, para una vida digna. La pobreza extrema implica muerte por carencia de alimentos, vivienda, agua potable, falta de atención sanitaria. Etc. Desde algunas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, se intentó apelar a las conciencias de los gobiernos más favorecidos , proponiéndoles una aportación dineraria del producto interior bruto de cada país. Los países donantes acordaron destinar el 0.15 % de su producto nacional bruto (PNB) pero el objetivo es alcanzar un 0.7% para que el objetivo primordial de ese dinero sea el desarrollo económico y social del país receptor.
      El mercado farmacéutico está considerado como el cuarto a nivel internacional (después de las armas, las drogas ilícitas y el petróleo) y es controlado mayoritariamente por empresas estadounidenses. Ese ha sido uno de los motivos por los que Washington se obstina a no firmar un acuerdo dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que facilite a las naciones pobres adquirir medicamentos genéricos por diferentes vías.

      Bsos

      PD: no consumo pescado, marisco, algas, productos marinos de determinadas zonas marinas desde lo de Fukushima…las zonas de corrientes marinas, calientes/frías y de distinta densidad salina propician que la contaminación con elementos radiactivos se extienda, y los alimentos marinos que más la soportan son los de bajo fondo marino y plantas.

      • Eres genial para la argumentación y puede que los dos tengamos razón en lo que decimos.

        Sí, te entiendo. Una patente es una mierda y hay grupos que se aprovechan de ello en todas las industrias. Por ejemplo, empresas que son bufetes de abogados dedicados a defender patentes, pero no a ponerlas en práctica. Inventaron la mesa y están esperando que alguien invente una mesa para ir a por ellos y en ningún momento tienen intenciones de fabricar la mesa. O le pusieron una esquina adicional a la meza y su patente se renueva.

        Pero, por otro lado, yo voy por la idea de encontrar nuevas vías de pensamiento. De no ser sectarios, que quizás sea bueno, pero que produce conflictos. Entiendo que las patentes no son la solución ideal. Pero recordemos que éstas tienen un objetivo medio. Por una parte, proteger al que tiene la idea y también proteger al que consume la idea. Y encontrar la paz en esa guerra no es posible. Entonces la solución óptima es que cause la menor cantidad de problemas posibles. Es a lo único que se puede aspirar. Entonces hay que defender dos cosas, por un lado a las farmacéuticas y por otro a los consumidores.

        Sucedió en otra industria, como la de las telecomunicaciones, que la innovación se impuso. Antes el rey era Motorola, cuyas patentes son extensas, luego fue Nokia y ahora lo son Samsung y Apple. Y todas ellas han luchado por el desarrollo de su concepto y todas ellas tienen varias patentes, pero éstas no las han salvado a la hora de enfrentarse a un nuevo competidor. Y entonces, puede que al igual que EE UU y sus farmacéuticas han desarrollado varios medicamentos, lo lógico sea que lo defiendan. Y tampoco me parece justo ni la solución ideal que un país “X” copie y produzca medicamentos que otro se ha esforzado por desarrollar. Seguramente tendrán problemas con su sanidad, como todo el mundo, pero no se puede culpar a la farmacéuticas de la abundancia de una enfermedad. Las farmacéuticas podrán tener las tácticas más deplorables del mundo, pero eso no hace santo a quien a sabiendas de la situación en la que vive, elige no tomar ninguna precaución y contribuye, quizás sin tener mucha idea de lo que hace, a propagar una enfermedad. Nadie obliga a las personas a contraer el VIH (que por cierto es trasmitida mayormente en las relaciones íntimas). Quizás debieron usar un condón. Y si igual todo va mal, se podría culpar a la empresa productora de condones. No se culpa de la sed que padezcan en ciertos poblados desérticos a los poblados en los que abunda el agua. Uno puede distribuir medicamentos gratis, pero me parece que el esfuerzo debería estar en no necesitarlos.

        La situación española respecto a los precios es generalmente mala en todo aspecto. Las prestaciones sociales en España son envidiables, pero también son carísimos, además de insostenibles en el tiempo. Existe hasta el salario por desempleo. Un lujo. Pero que a la larga conduce a que el estado no pueda con todos los gastos y se vea obligado a recortar beneficios sociales. Y que luego no son bien vistos por la sociedad porque se generaliza la creencia de que es su derecho. Hasta cierto punto tienen razón, pero lo que no parece entenderse es que ese dinero tiene que salir de algún lugar. Por ejemplo, el IGV español es del 21%, tres puntos más que en mi país (Perú). Y es así de alto porque de lo contrario no se puede financiar todo el gasto. Y con este dinero se subvenciona la producción de energías alternativas (como la eólica, por ejemplo, que por cierto, es ineficiente: gasta más energía de la que produce), la seguridad social y entre ellos los fármacos. Y la presión por parte de la unión europea a dejar de subvencionar los medicamentos es lógica, porque el gobiernos español ya no puede permitirse pagar esos gastos. Y, claro, esto, al consumidor final le puede parecer un atropello porque tendrá que pagar más por un medicamento, pero se olvida que la estabilidad de su país es esencial para que al menos pueda conservar su empleo.

        También mencionas la facilidad que tiene un país desarrollado de desestabilizar una región “X”. Pero me parece que la gran culpa de todo lo tienen los propios países. La URSS cayó por su propia ineficiencia. Y la actual Federación Rusa es una potencia energética y me parece que no es tan fácil desestabilizarlo aún cuando su PBI es menor que el Brasileño, por ejemplo. Y más cercano a mi entorno, la época del 85 al 90 en mi país, Perú, que no es ninguna potencia energética fue un desastre por el gobierno del Sr. Alan García que fue vuelto a elegir presidente en el 2006 para un nuevo mandato. Es decir, nos jodimos solitos y sin ayuda de nadie (llegamos a ser de los pocos países que lo hicieron tan mal que estaremos en los libros de historia como uno de los que logró a cometer tantos errores como para llegar a la hiperinflasión, a la par de Alemania luego de la guerra, pero en nuestro caso, sin guerra). Y países con sudafrica ahora están mejor, quizás no en una situación ideal, pero sí mejor. Y si los comparas con sus vecinos, es un paraíso. Y no gracias a que alguien de fuera les dio la mano. Se ayudaron solos.

        Entonces, al menos a mi entender, la solución eficiente respecto al tema no es exigir una rebaja en los precios de ningún producto (en este caso los farmacéuticos), sino en lograr que quien los necesite pueda comprarlos al precio que sea.

        Y sólo por poner un ejemplo. Corea del norte y Corea del Sur. El primero con gente muriendo de hambre y siempre quejándose y enfrentándose a sus enemigos. Y el segundo, abocado a su desarrollo a la cooperación con otras naciones para salir adelante. Ambos partieron de la misma linea de partida y ahora en un lugar hay educación de élite y casi no existe la pobreza y mucho menos la extrema pobreza y en el otro hay pobres y extremos pobres.

        Entonces, hay dos maneras de salir adelante: Esperar a que alguien te de la mano y te ayude y quejarte cuando no lo hace o trabajar duro y salir adelante y buscar amigos no como benefactores, sino como socios. Entonces se puede hablar de dignidad. Dignidad a la hora de negociar. Dignidad a la hora de oponerse a alguna cosa. Pero si pides y pides y pides sin poner de tu parte, es mejor

        Por cierto, hay una frase tuya que quizás resuma todo este debate y que me parece lo más rescatable en este debate al completo:

        “Nos damos cuenta que realmente en los países considerados pobres los derechos humanos son pura teoría, ya que la pobreza en sí misma es un impedimento, insalvable hasta la fecha, para una vida digna”.

        Es fácil pedir vida digna. Lo difícil es conseguir los recursos para lograrlo. Y en la búsqueda y creación de éstos recursos, me parece, está la complejidad de todo.

        Off topic: ¿Has escuchado alguna ves hablar al difunto Chavez de Venezuela y a su actual sucesor, Maduro? Créeme, si alguien eligió ese tipo de gobernantes, casi se merece que la pase mal. Controlando precios en almacenes para reducir la inflación y acusando a los propietarios de usureros. Diciendo que el imperio los ataca queriendo desestabilizarlos. Que la CIA provocó el cáncer a Chavez. Paranoia que rosa la locura. Y a veces hasta da pena. Países con menos petroleo ya se levantan como nuevos referentes de sociedad. Y Venezuela que coquetea con el abismo culpando a todo el mundo y sin hacer el más mínimo de autocrítica.

        Off topic 2: Un militar llamado Edwin Donayre (General) de mi país dijo algo muy ejemplar: “Si no le gusta el Perú, cámbielo usted mismo y no se queje. No te quedes sentado quejándote”.

        PD: No estoy en contra de la protesta, pero sí de priorizar la protesta sobre la mejora personal y social. Pienso que antes de quejarse habría que preguntarse si uno mismo puede hacer algo para mejorar la situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: