Skip to content

Eco para un amigo

junio 18, 2012

Eco para un amigo

¿ No querías montañas?
Te ofrezco cien montañas de belleza silente,
como la profundidad del mar
a pesar de las corrientes.
¿Y sigues estando ahí?
Tal vez fatigado del paisaje,
menos visible, más pausado
que el fragmento de un sueño,
presentido , construido,
en el sonido del lenguaje.
¿ Me sigues o te pierdes de lejano?
¡Es extraño! Resulta extraño
resistirse a tu ondulada levedad
que, de golpe, asciende y desciende
consagrando a tantos dioses
tu inasible brevedad.
¡Tan real como un objeto!
¡Tan confuso como un astro!
Sin desgarro lanzo un grito
y puedes surgir de mí
cual enigma imaginario.
Nada más que eso, y sin embargo,
fermentas, incognocible,
en lo que empieza a ser
vivido espacio…

Eva Registered & Protected
© copyright 2012-06-17 19:11:16 UTC – All Rights Reserved

Anuncios

From → Poesía

One Comment
  1. De donde nace a donde se construyó, el murmullo arrastra un secreto que partió de tu propia lengua, pero que, al regresar, es todo lejanía, pasado.
    A veces hasta un sórdido y deformado reflejo de algo que ya te averguenza.

    Gracias, Eva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: