Skip to content

Carta abierta a un desconocido

junio 17, 2012

Carta abierta a un desconocido

Muerte. Gélido frío,
dulce veneno.
Letargo de la vida cual eterno sueño.
Lápidas abrigadas con un tenue velo:
Escarcha, sombra de ciprés, y
al final,  la huidiza luz
del más ecléctico firmamento.
Pasarán las estaciones, cansinamente,
a ras de suelo.
Vendrá un ave, que llegara alada,
a posar su vuelo,
una mosca pertinaz,
una chicharra desvaída , y…
hojas, muchas hojas,
que agitadas fueron por el viento.
No quiero una flor, ni una plegaria,
ni un perdido pensamiento.
No quiero nada, todo en la nada
es siempre fugaz pretérito.
El dolor no existe,
tampoco existe el miedo,
y si alguna vez me amaste, el mismo pasado
se llevó este noble sentimiento.

Eva Registered & Protected
© copyright 2012-06-17 19:11:16 UTC – All Rights Reserved

Anuncios

From → Poesía

2 comentarios
  1. Triste, muy triste … Pero soberbio!

    • Gracias Mario, a veces albergamos sentimientos que implican tristeza y aceptación, aunque no sé si sentía tristeza al escribir esto o es el simple reconocimiento de un hecho.

      Bsos ^o^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: