Skip to content

Brindis al sol 

abril 11, 2012

Brindis al sol

Su voz se apaga y en la casa
solo, gravitando, queda el silencio,
tan intenso y claro como el viento helado
que recorre mi vigilia,
y todas las cosas duermen, como debe ser,
por debajo del vacío.

Empapada en hiel gorjea en mi garganta
una canción de despedida,
que se expande con su eco
hilando sonidos ebrios,
y brota cual arrullo
taciturno que el pecho anida.

Antes de todo, el todo eras,
¿Será imposible despertar de esta quimera?
Antes del tiempo, eras espacio
que reinaba en la deshora,
¿Será posible recobrar la primavera
y florecer donde la savia mora?

¡Qué extraña la vida
que da alma a estas palabras!
¡Qué fulgor pausado emerge,
poco a poco, de las sombras!
¡Qué loco el amor y cuán recónditos
lugares sobrevuela y siembra!

Os hablo de una historia
que nunca comenzó.
De un cuerpo tan liviano
y germinal que nunca abrazó.
De la inocente mirada
que nunca la caricia de su luz alzó.

Eva Registered & Protected

Anuncios

From → Poesía

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: