Skip to content

Vorpal

marzo 22, 2012

Vorpal

Podría pensar que soy una figura transparente
y clara,
podría pensar en tu nítido rostro
y en ese río revuelto que se ahoga en tu cabello,
podría pensar, que por ser mortal,
en mi pecho, cual Vorpal, te clavaras.

Y pienso, en la noche silenciosa, pienso,
con la avidez que tu veneno, tan tuyo,
me aletarga y paraliza.
Como pienso en tus ojos, de tan oscuros,
sin fronteras,
como siento, en mi boca, el sabor de tu boca
y tu sonrisa.

Y me elevo, mientras me pierdo en la ingravidez
de un alma que vibra en satisfecho dolor punzante.
¡Es tan mío y dichoso y grande el sentimiento!
como el cielo infinito pletórico
de rayos y tormentas, amenazante.

Ya eres un aroma excelso y familiar,
ya no soy la que era y me resulto extraña
y sorprendida imagen,
¡ Señor, haz un milagro, espléndido e incomprensible,
haz un milagro, de una amplitud que no termine, brotar!.

Eva Registered & Protected

Vorpal o Vorpalina, espada mencionada en el poema Jabberwocky de Lewis Carroll perteneciente al libro “Alicia a través del espejo”

Lewis Carroll (1832-1898)
from Through the Looking Glass

Jabberwocky

‘Twas brillig, and the slithy toves
Did gyre and gimble in the wabe:
All mimsy were the borogoves,
And the mome raths outgrabe.
“Beware the Jabberwock, my son!
The jaws that bite, the claws that catch!
Beware the Jubjub bird, and shun
The frumious Bandersnatch!”
He took his vorpal sword in hand:
Long time the manxome foe he sought–
So rested he by the Tumtum tree,
And stood awhile in thought.
And, as in uffish thought he stood,
The Jabberwock, with eyes of flame,
Came wiffling through the tulgey wood,
And burbled as it came!
One, two! One, two! And through and through
The Vorpal blade went snicker-snack!
He left it dead, and with its head
He went galumphing back.
“And hast thou slain the Jabberwock?
Come to my arms, my beamish boy!
O frabjous day! Callooh! Callay!”
He chortled in his joy.
‘Twas brillig, and the slithy toves
Did gyre and gimble in the wabe:
All mimsy were the borogoves,
And the mome raths outgrabe.

Dos traducciones:

Galimatazo (Jabberwocky)

Brillaba, brumeando negro, el sol;
agiliscosos giroscaban los limazones
banerrando por las váparas lejanas;
mimosos se fruncían los borogobios
mientras el momio rantas murgiflaba.
¡Cuídate del Galimatazo, hijo mío!
¡Guárdate de los dientes que trituran
y de las zarpas que desgarran!
¡Cuídate del pájaro Jubo-Jubo y
que no te agarre el frumioso Zamarrajo!
Valiente empuñó el gladio Vorpal;
a la hueste manzona acometió sin descanso;
luego, reposóse bajo el árbol del Tántamo
y quedóse sesudo contemplando…
Y así, mientras cavilaba firsuto.
¡¡Héte al Galimatazo, fuego en los ojos,
que surge hedoroso del bosque turgal
y se acerca raudo y borguejeando!!
¡Zis, zas y zas! Una y otra vez
zarandeó tijereteando el gladio vorpal.
Bien muerto dejó al monstruo, y con su testa
¡volvióse triunfante galompando!
¡¿Y haslo muerto?! ¡¿Al Galimatazo?!
¡Ven a mis brazos, mancebo sonrisor!
¡Qué fragarante día! ¡Jujurujuú! ¡Jay, jay!
Carcajeó, anegado de alegría.
Pero brumeaba ya negro el sol;
agiliscosos giroscaban los limazones
banerrando por las váparas lejanas;
mimosos se fruncían los borogobios
mientras el momio rantas necrofaba…

(Traducción de Jaime de Ojeda)

Galimatazo (Jabberwocky)

Era cenora y los flexosos tovos
en los relonces giroscopiaban, perfibraban.
Mísvolos vagaban los vorogovos
y los verdiranos extrarrantes bruchisflaban.
Ocúltate, hijo mío, de Jabberwock brutal,
de sus dientes de presa y de su zarpa altiva;
huye al ave Jubjub y por último esquiva
a Bandersnatch feroz, humérico animal.
El muchacho empuñó la espada vorpalina,
buscó con mucho ahínco al monstruo manxiqués;
llegado a un árbol Tántum, se apoya y se reclina,
pensativo, un buen rato, sin moverse, a sus pies.
Y en tanto cavilaba el joven foscolérico,
se acercó Jabberwock con mirada de roca:
resoplaba en su avance por el bosque quimérico,
de tanta rabia espuma arrojaba su boca.
¡Uno y dos! ¡Uno y dos! Y de uno a otro lado
la vorpalina espada corta y taja, tris-tras:
lo atravesó de muerte. Trofeo cercenado,
su cabeza exhibía galofante, al compás.
¿Lograste -dijo el padre- matar a Jabberwock?
¡Déjame que te abrace, solfulgente hijo mío!
¡Oh día frabuloso! Clamó: ¡Calú…! ¡Caloc!
Y el viejo runquirriaba con placentero brío.
Era cenora y los flexosos tovos
en los relonces giroscopiahan, perfibraban.
Mísvolos vagaban los borogovos
y los verdirranos extrarrantes gruchisflaban.

(Traducción de Luis Maristany)

Dos traducciones, igual de válidas cuando tratamos con un tipo de lenguaje basado en juegos lingüísticos y ( ya que resulta imposible hacer una trascripción y transliteración fiel del poema) que otorgan una apariencia de lenguaje de la “sinrazón”, “locura” o “sin sentido”; llamado en su tiempo y contexto “nonsense poem”. Lewis Carroll reúne en un sólo texto, distintas formas de juegos lingüísticos usando como recursos literarios alteraciones gramaticales de orden sintáctico, morfológico, semántico y fonético.
Se presupone que este poema fue escrito para ser teatralizado, como muchas otras obras de autores de su tiempo ( por ejemplo muchas obras de Oscar Wilde que usaba también el recurso estilístico del “juego lingüístico”, esencialmente para hacer una crítica social en clave de humor cínico e irónico no demasiado incisivo, puesto que pretendía que tuviera buena acogida por las elites sociales a las que criticaba). Y desde el punto de vista de la lectura, el texto se hace comprensible gracias a un fenómeno denominado (usado como recurso,esencialmente, por la escuela o corriente de la psicología llamada Gestalt) “integridad de la percepción”, el cual consiste en completar, en nuestra mente, objetos, figuras y cualquier elemento de la realidad incluidas las palabras, incluso textos enteros, hasta alcanzar su forma integral. Esta cualidad biológica de nuestra mente nos permite encontrar sentido a un texto independientemente de que la significación de muchas de sus palabras nos sean desconocidas o no existan en el idioma.

Tanto Cortázar como Carroll son emblemáticos en el uso de estos juegos lingüísticos o gramaticales. No obstante, tanto Carroll y Cortázar, tenían muy claros su tipo de “lector estándar” o los “niveles medios” de interpretación o exégesis de sus lectores; así que conservaron un buen número de términos convencionales y utilizaron para elaborar sus “alteraciones” o “juegos”, la raíz de palabras conocidas unas veces y otras veces yuxtapuestas a otros morfemas (como en agiliscoso, mezcla de ágil y viscoso, según explica Zanco Panco a Alicia, en un capítulo de Alicia a través del espejo. En el texto de Cortazar nos encontramos , por ejemplo, con la palabra “gladiofantas” que viene a sugerirnos la unión de la palabra gladiadoras y la palabra elefantes). Podemos interpretar que las terminaciones de algunas palabras nos remiten a otras “funciones gramaticales” ( las funciones gramaticales en las oraciones son aquellos elementos por los que están constituidas las oraciones, por ejemplo verbos, atributos, preposiciones (por ejemplo, banerrando o alanchufarse, que nos sugieren la idea de verbos) o un sonido (mofo, suño, cafotos) que pueden asociarse a onomatopeyas ( imitación o recreación del sonido de algo en el vocablo que se forma para significarlo o vocablo que imita o recrea el sonido de la cosa o la acción nombrada: «pam», «bing», «clic», «catacraf…».También en determinados casos para referirse a fenómenos visuales como «zigzag»).

Hay muchos ejemplos de este tipo de alteraciones del lenguaje , los ejemplos que se citan se pueden encontrar en “ Obra selecta de Vicente Huidobro”:

La alteración de géneros ( masculino-femenino) por ejemplo :

La montaña y el montaño
con su luno y con su luna.
La flor florecida y el flor floreciendo,
una flor que llaman girasol
y un sol que se llama giraflor.

La alteración del orden verbal por ejemplo:

La herida de luna de la pobre loca,
la pobre loca de la luna herida,
tenía luz en la celeste boca,
boca celeste que la luz tenía.

La sustantivación de los verbos y verbalización de los sustantivos por ejemplo:

La cascada que cabellera sobre la noche,
mientras la noche se cama a descansar,
con su luna que almohada al cielo.
Yo ojo al paisaje cansado,
que se ruta hacia el horizonte,
a la sombra de un árbol naufragando.

La “deconstrucción” total del lenguaje con la pérdida del significado o significación y que sólo permite reconocer el sistema fónico del castellano:

Tempovío
Infilero e infinauta zurrosía
Jaurinario ururayú
Montañendo oraranía
Arorasía ululacente
Semperiva
ivarisa tarirá
Campanudio lalalí
Auriciento auronida
Lalalí
Io ía
i i i o
Ai a i ai a i i i i o ia

• Eliminación de los verbos:

Atento a su propio mal
tras la cruz un noble anciano,
una pistola en la mano,
y al cinto agudo puñal.

Un rugido airado y fiero;
una mano sobre un brazo;
el fulgor de un fogonazo
reflejo de un acero.
-¡Ah, traidora!
-¡Justo Dios!
-¡Confesión!
-¡Piadoso cielo!

Dos bultos luego en el suelo,
y otro en pie junto a los dos.
A la mañana siguiente,
guardia civil, el Juzgado,
el populacho indignado,
y en prisión el delincuente.

• Sobrecarga de sustantivos o adjetivos o verbos, etc:

“Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alertado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso.
No hallar fuera del bien centro y reposo
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso”.

Otros autores:

Haykus

“Piedra, fin y sol,
tres palabras con frente,
pieles de poema,”
“Tela de araña:
hálito de eternidad,
toque de queda”

• Omitir una determinada parte de la oración:

Comienzo de la obra “Los tres hermanos”

En Toledo, pueblo insigne por quien le dio principio, que fue Ptolomeo, eminentísimo estrellero, por su suelo y cielo, por su sitio, como por su célebre río, sus dulces y melosos frutos, por su rico y suntuoso templo, por sus bellos rostros de mujeres en visos del sol, esculpidos entre crepúsculos de nieve, por sus eternos edificios, propios de sus ilustres vecinos, por el entendimiento de sus hijos, que son robo de estudios, por el orgullo invencible de muchos que siguieron pendones, y con gusto oyeron el rumor del bélico instrumento, y en nombre de su rey rindieron fuertes, pendieron triunfos, y fueron dignos merecedores de mercedes y privilegios que hoy hinchen sus honorosos escudos; este pues Toledo, como digo, en el principio que reinó el prudentísimo y temido rey don Felipe III hubo un buen clérigo con el beneficio del templo del glorioso Isidoro, con cuyos frutos y los derechos de sus obvenciones, se gobernó bien regido, sin deseos del propio ministerio..

EL horroroso crimen

Hermosa noche de estío;
estrellado firmamento,
blanca luna, tenue viento,
fresca brisa, manso río…
En lo alto, mucha luz;
en el hondo, mucha sombra;
junto al río, verde alfombra;
sobre la alfombra, una cruz;
junto a la cruz una bella;
junto a la bella, un doncel;
entre las dos manos de él
una blanca mano de ella.
Suspiros entrecortados,
mil sonrisas, mil finuras,
mil deliciosas locuras,
y besos muy prolongados.
-¡Ángel mío! -¡Dulce bien!
-¡Mi alegría! -¡Un embeleso!
Y un beso, sí, y otro beso,
y otro, y otro, y otro, y cien…
-¡Mañana al Carpio! -¡Verdad!
Y una vez ambos allí,
yo tuyo, tú mía… -¡Sí!
¡Y eterna felicidad!…
-¿Y ese hombre? -¡Nunca suya!
Mi cariño para ti
como el tuyo para mí…
-¡Siempre tuyo! -¡Siempre tuya!
De pronto un ronco ladrido,
rabioso, potente y fiero.
-¡Oh Dios! ¡Pobre caballero,
el perro enfurecido!
Atento a su propio mal,
tras la cruz, un noble anciano;
una pistola en su mano
y en la otra, agudo puñal.
-¡Ah, traidores! -¡Maldición!
-¡Santo Dios! -¡Piadoso cielo!…
Dos cuerpos luego en el suelo
y otro en pie, junto a los dos.
A la mañana siguiente
Guardia Civil, el Juzgado,
el populacho indignado
y en prisión el delincuente…

Hay muchos otros autores que han usado estos juegos lingüísticos, o han jugado con la lengua, en sus textos notables u obras o como:  “El nombre de la rosa”, de Umberto Eco, en la obra de Borges, en “Tres tristes tigres”, de Cabrera Infante, en Cortázar ( Rayuela ), Vicente Huidobro ( Obras selectas, Altazor) , Carroll,  Paul Valery etc. etc.

Decía Paul Valery , refiriéndose al uso de juegos lingüísticos y a lo que él consideraba la estrechez de miras de las “reglas” impuestas por la propia lengua o lenguaje( sintaxis , semántica, fonética, morfología ) frente a la libertad creativa : “Estas reglas, en el caso de los juegos lingüísticos debe observar, además, los límites impuestos por la gramática y el lenguaje mismo, de modo que el producto (el texto), conserve un mínimo de significación para el lector”.

Dos vídeos “serios” y uno “friki” :

Anuncios

From → Poesía

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: