Skip to content

Tiempo de dar gracias ( I )

diciembre 29, 2011

Ensoñaciones

Detrás de cada esquina del viejo colegio los recuerdos se agolpan en tropel, un poco desvaídos, sin duda. Sin embargo la puerta del viejo desván no está cerrada del todo, simplemente un poco entornada. A veces deja escapar imágenes que casi puedo rozar con los dedos. Otras veces son los viejos fetiches los que salen a mi encuentro, yo diría que me buscan. Tal vez sólo buscan un lugar, pequeñito, en mi presente.
Cuando siento fatigados los ojos de tanto leer o estudiar , desde la estantería, cuajada de volúmenes y volúmenes de libros y trabajos encuadernados, percibo intensamente el tiempo depositado sobre esas hojas que han robustecido mi carácter o han fortalecido mi personalidad ; las ideas que se han ido forjando a golpe de sucesos y pensamientos inter-relacionados.
¡Aquí, aquí, idiota! ¡ Estamos aquí! ¿ Acaso ya no nos recuerdas?. Muda espectadora de mi propia nostalgia echo un vistazo sobre aquello que parecía conformar mis raíces. ¿Qué lección podrían darme aquellos objetos almacenados sino una pura lección de humanidad?.
Para llegar al recuerdo, perenne, que tengo de mi abuelo Emilio no hace falta consultar planos o callejeros de la enmarañada mente. Cierro los ojos y la pura realidad está aquí, al alcance de mis manos: su cariño infinito, su dulzura, sus historias y cuentos, esas historias y cuentos que deben ser entera propiedad de los abuelos y nietos. Mi abuelo, que ya no está, era un hombre bueno donde los haya, un hombre sencillo y de valores firmes. Con su enfermedad a cuestas, sin poder con sus huesos, venía a casa a vernos y siempre lucía la mejor de sus sonrisas. Todo estaba bien dentro de ese cuerpo desgastado por la enfermedad y el trabajo si podía ver a sus nietos sonreír…De lo demás, todo lo esencial, debo confesar , permanecerá conmigo, lo conservaré a todo trance en el fondo de mi alma, allí donde dicen que permanecen aletargados los pasados recuerdos y sueños, esperando, tal vez, la primavera.
A la distancia justa, también mi abuela Ana y Lola , tan sufridas, tan ocupadas con sus cosas , sosteniendo el esqueleto de la casa; Como si fuesen un batallón soldadesco de avituallamiento, que apenas deja notar su necesaria presencia, así estaban ellas en cada cosa hecha o por hacer.
Recuerdo a mi madre, el tiempo también ha pasado para ella, leyéndome poesía desde que tenía tres años. No entendía casi nada, nada seguramente, pero aquella voz que entonaba musicalmente cada palabra, cada verso, cada estrofa iba calándome el alma, se encuentre donde se encuentre esa víscera invisible. Sin saberlo me iba deslizando por zonas increíblemente fértiles y me entregaba por entero a esos mágicos conocimientos, con todas sus debilidades ocultas, y esos puntos, sin retorno, estratégicos desde donde se aprende curiosidad por todo, donde se aprende a aprender. Luego el alma estaba lista para salir andando sola en busca de los tesoros vitales más grandes y profundos.
Recuerdo también a mi padre, un trabajador incansable, que en sus días de asueto practicaba, inagotable, todo tipo de deportes : bici de carretera, bici de montaña, tenis, fútbol, footing y esquí. Con toda probabilidad de ahí me viene el amor al deporte, a la BTT al menos. Lo que él no imaginaba es que mi pasión deportiva derivara a algo que jamás hubiese pensado, un deporte de contacto : el muay thai.
Mi hermano es punto y aparte, tal vez por la diferencia de edad que nos separa, a saber, doce años de nada; unas veces ejerciendo más de padre o madre que de hermano, otras veces cómplice y confidente presto a regañarte si sacas un poco los pies del plato o no das las respuestas adecuadas. Poco preparado para hacerme cumplir las normas, que él estimaba correctas, abría atónito los ojos como si pudiese fulminarme con tan solo una mirada o penetrar en mi mente como un telépata reputado.

Mis maestros ¿qué decir de ellos? Ufff…

He tenido verdadera suerte de cruzarme en su camino, por mucho que la vida se empeñe en llevarnos por itinerarios diferentes o diversos…
Para empezar por la primera página tengo que abrir el cuaderno de bitácora nombrando a Elba, mi maestra de preescolar. Con ella aprendí que los conocimientos no son necesariamente aburridos y que todos los profesores no tienen por qué llevar máscaras o estar sometidos a la tiranía de una imagen adulta de apariencia veinteañera ( esto lo pienso, ahora, con la perspectiva del tiempo transcurrido).
Luego, un buen día, apareció en mi vida José Maria un maestro afectuoso, asertivo y alentador que , la mayoría de las veces, hacía más de apóstol que de maestro. Procuraba sacar frutos de todo terreno por infértil que fuese. Desde esta justa distancia en la que le miro, veo al hombre bueno que no puede fingir temperamentos duros; un torrente de humildad que transforma todo lo que toca, niños y niñas en nuestro caso que corretean o se sientan y ríen o lloran a voluntad incierta. Él, desde su franqueza escuchaba nuestras necesidades y proezas; propicio siempre a albergar entre sus brazos a cachorros desbocados.

Herminio, un maestro vocacional del que fue natural convertirse en discípula decidida. Entonces me daba escasa cuenta , lo confieso humildemente, Herminio me enseño los vericuetos del razonamiento y la deducción , el valor de la relación entre conocimientos adquiridos y por adquirir. Puede decirse que fue el eje sobre el que solidificó mi forma de enfrentarme al mundo de los conocimientos esenciales.

Concha, mi querida Concha…ella fue un punto de inflexión en mi vida. Yo era tímida , muy tímida. Una contingencia , tal vez, poco relevante a estas alturas de mi trayectoria personal, quién sabe; pero una contingencia que, de su mano, me mostró el valor de la motivación y la confianza en uno mismo. Me mostró también lo que puede hacer una maestra que confíe en ti (cuando ningún otro/ otra lo hacía, y todos ellos asumían mi timidez como inamovible o incontestable) a pecho descubierto, arriesgando su solvencia, poniendo en tela de juicio su instinto u olfato para “desnudarnos”.
Dios, el destino, el azar, la eligieron a ella ( y ella aceptó el reto asumiendo el riesgo de quedar mal ante sus compañeros y el director del colegio) para provocar en mí un cambio significativo, lo demás poco importa.
Sonrío, y por mí y por ella valga el desquite de aquel discurso de graduación en el que tanto director, maestros, padres y compañeros quedaron reducidos a meros espectadores o cronistas sorprendidos. Para mí me reservo la grata estampa de su sonrisa cómplice y sus palabras : “muy bien , Eva”, ella era así, modesta, tranquila, conciliadora; una chispa de luz que todo lo invade, un faro en la inhóspita oscuridad.

En todo este trayecto me acompañaron compañeros y amigos del alma, Rocío, Miguel Ángel , Mª Asunción , Juan Antonio , etc.

El discursillo de graduación en La Casa de la Cultura de Cantillana

DISCURSO DE GRADUACIÓN

Buenas noches, Sr Director, queridos maestros, padres , madres y compañeros.

• Voy a decir unas palabras en nombre de todos mis compañeros de 6º

“NUESTRO PASO POR EL COLEGIO”

Nuestro paso por el colegio ha sido una gran aventura; una aventura que nos hizo adquirir conocimientos y experiencias.
Una aventura que nos hizo valorar las virtudes de nuestros compañeros : lealtad , amistad, cariño, compañerismo, etc. y aprender a olvidar, sin rencor, las banales discusiones y enfrentamientos. Juntos disfrutamos y nos consolamos en esta etapa que quedará para siempre en nuestros corazones.

Muchas veces tropezamos con el cansancio que supone el esfuerzo de aprender. Sin embargo, aprendimos de las derrotas y nos confortamos en los éxitos.
A nuestro lado siempre estuvieron nuestros queridos profesores, unas veces apoyándonos en las dificultades y otras motivándonos para mejorar. Siempre con la palabra adecuada para consolarnos en los momentos de tristeza.
Ahora debemos partir, siempre supimos que iba a ser así. Pero esto no significa que hoy acabe algo sino que se nos abre otra puerta a un mundo nuevo; y todos nuestros profesores, que tanto han trabajado para prepararnos para este salto a la ESO, sentirán un poco suyo nuestro éxito.

Otras personas muy importantes en ese éxito han sido nuestros padres y madres, nuestras familias, por ello a todos los que estuvieron incondicionalmente a nuestro lado les damos las gracias.
¡Os queremos!

Eva Gutiérrez Solana

PD: cómo epílogo tengo que decir que mi padre se atrevió a subirse al estrado de La Casa de la Cultura y darme una sorpresa que nunca pienso olvidar : su discurso con motivo de mi graduación.

DISCURSO DE GRADUACIÓN

Buenas Noches ,

Estimados profesores, padres, madres, amigos y en general a todas las personas que nos encontramos presentes en este evento de graduación de la promoción 2003/2009 CEIP Nuestra Señora de la Soledad .
Me dirijo a ustedes para decir unas palabras en nombre de todos los padres de alumnos de 6º que hoy ponen el punto y final a la etapa de Primaria.

Se comprende perfectamente que este sea un acto muy especial, pues esta noche marca para todos los aquí presentes, y en especial para nuestros niños, el fin de una importante etapa en sus vidas, nuestras vidas.
Es lógico tener sentimientos encontrados: alegría , tristeza, anhelo, nostalgia … alegría por ver como nuestros niños alcanzan una meta importante para su futuro inmediato. Tristeza al comprobar que se nos hacen mayores y abandonan el colegio que les ha visto crecer y con ello la seguridad y tranquilidad que nos otorgaba, como padres, el saberlos acogidos en el seno de la gran familia del CEIP Nuestra Señora de la Soledad .

Atrás quedan muchos recuerdos que nos acompañarán el resto de nuestras vidas: nuestros miedos, dudas , incertidumbres al comienzo de la educación infantil de 3 años, al dejarlos en unas manos, por aquél entonces, extrañas. Una etapa en la que los abnegados maestros tenían que usar la pedagogía no sólo con los niños, a los que enseñaban reglas básicas de convivencia además de orientación espacial, recortar, dibujar colorear, etc , sino que tuvieron la ardua tarea de enseñarnos a confiar en ellos como profesionales de la educación . Entre resfriados, fichas, charlas de tutoría, rodillas raspadas y algún pis incontrolado aprendimos a confiar y delegar en ellos, muchas horas, la educación de nuestros niños.
Poco a poco les vimos ir creciendo y con ello vimos como iban creciendo sus responsabilidades: nuevas materias, nuevos conocimientos a adquirir, nuevos valores y principios. Comprobamos aliviados como sus profesores y educadores les iban preparando no sólo para progresar adecuadamente en las asignaturas de rigor, sino que ponían gran énfasis ,esfuerzo e implicación personal, para prepararles de forma integral, como personas libres, responsables, solidarias, críticos, capaces de respetar y convivir con los demás.

Como padres no tendremos, nunca, suficientes palabras de gratitud para con vosotros, maestros y educadores. Dicen que vuestra recompensa es la del deber cumplido y la satisfacción de verles, el día de mañana, convertidos en hombres y mujeres de bien. Pero nosotros , los padres, os seguiremos viendo, el resto de nuestras vidas, como uno de los pilares esenciales en la vida de nuestros niños : por estar, siempre, pendientes de su éxito académico y su evolución personal , por estimularlos e iniciarlos en la curiosidad por aprender y emprender caminos , por ese rol de guías que , con tanta dedicación y cariño, habéis venido desempeñando.
Depositamos en vuestras manos la arcilla más frágil y moldeable de nuestra sociedad, los niños, y con el tiempo hemos ido viendo como se han ido transformando en hombrecitos y mujercitas, a los que les habéis imbuido el valor el esfuerzo, el valor del trabajo bien hecho, de la amistad, solidaridad, honestidad, lo que multiplica , aún más si cabe, nuestra admiración por vosotros, los maestros .

Para nuestros hijos, hoy, culminan 6 años de sacrificio y esfuerzo , que fueron también años de alegrías , aprendizaje y crecimiento. Pero hoy es simplemente el comienzo de una nueva etapa en la que la vida pondrá a prueba lo aprendido, una nueva etapa cargada de nuevos aprendizajes por llegar , llena de nuevos compañeros que ,quizá, se convertirán en nuevos amigos, llena de nuevos profesores y personas que serán también importantes en vuestras vidas, sin que ello signifique olvidar o dejar de lado las enseñanzas de quienes hoy quedan en el pasado.

A vosotros maestros y educadores nuestra eterna gratitud, admiración y respeto . Y a vosotros, alumnos y alumnas de 6º, promoción 03/09, decíos que estamos orgullosos de vosotros y que os queremos.

¡Felicidades a todos!

Permitidme, para finalizar, una última pincelada de agradecimiento para con vuestros queridos maestros: una poesía de Gabriel Celaya :

Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
…y poner todo en marcha.
Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.
Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia los puertos distantes,
hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera
enarbolada.

Eva Registered & Protected

Anuncios
6 comentarios
  1. Alvaro permalink

    Eva soy er LiLi me mola muxo tu blog pero no entiendo na de lo k pones jajajaj pero ta flipante sige asi

    • Jajaja Álvaro, me encanta tu sinceridad aunque tienes que leer más jajaja, y yo tengo que asumir que fundamentalmente soy incomprensible jajajaja y tengo que simplificar el estilo o poner notas a pie de página jajajajaa. Gracias Wapi.

  2. Laikeba tienes una sensibilidad profunda de la vida y sabes plasmarla muy fielmente en lo que escribes, emocionas y eso hoy en dia es dificil de conseguir. Se necesita un alma pura para sentir todo lo que expresas, forjada a fuego en una fragua llamada vida. Una vida interelacionada con otras que como una semilla germino a sol y lluvia para dar el fruto que eres hoy en dia, del cual todos deberiamos comer para alimentarnos de sabiduria. Sigue escribiendo y da nos ese pan nuestro de cada dia para alimentar esta sedienta alma en pena, que deambula en este mundo extraño.

  3. Gracias Fran, eres muy amable y reconfortante. No te sientas solo, si me necesitas :

    Te tiendo la mano, tú agarra todo el brazo y si quieres más pues grita, grita, grita….

    Bsos ^o^

  4. Me conformo con leer tus escritos que ya es bastante. Hacen falta tanto hoy en dia que es como un abrigo a tanta desesperanza, pero tengo la esperanza que el invierno pasara y una nueva primavera renacera para todos nosotros, donde la sabiduria reinara por encima del egoismo. Como ejemplo lo tenemos en andalucia que no se a rendido a los pies del pp, eso da una muestra de esperanza.

    • Fran, me aferro la esperanza, junto a otros pocos puntos cardinales, siempre. No soy ni una heroína que vaya dejando un rastro bienhechor; pero estoy convencida de que somos nosotros,las personas, los que podemos hacer que el mundo sea un poquito mejor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: